Jueves 4 de octubre de 2018

253 tumbas forman el cementerio musulmán hallado en la confluencia de la calle Ferrocarril y la avenida Atleta José Luis Martínez. Un hecho que no es nuevo en nuestra ciudad y que viene a repetir el hallazgo de numerosos enterramientos que se produjo en el mes de septiembre de 2004, cuando se hacían los trabajos previos para la construcción del edificio que hoy hace esquina en la Plaza de San Antón con el Parque de la Alameda, donde precisamente se ubicaba el cementerio nazarí más conocido y datado entre la segunda mitad del siglo XII y la segunda mitad del siglo XV.

La historia se repite y, hace unas semanas, con motivo del inicio de obras para la construcción de un edificio en la confluencia de la calle Ferrocarril con la Avenida Atleta José Luis Martínez, el cementerio musulmán de Baza volvía a aparecer, al menos aparentemente, como una prolongación del mismo cementerio de entonces, del que sí se conoce que se extiende por una amplia zona del margen derecho de lo que antes era la Rambla de la Mancoba y que se ubica en las proximidades de una de las antiguas puertas de entrada a la antigua Medina.

Hay que decir que este descubrimiento se produjo hace varias semanas, pero al hallarse sobre terrenos de un particular, no se ha generado ningún tipo de información oficial, si bien el asunto es de dominio público. En su momento, intervinieron técnicos municipales y se informó al juzgado y a la delegación de Cultura, lo que motivó la paralización de las obras y la puesta en marcha de una excavación de urgencia que, como en 2004, corre a cargo del promotor del edificio y está dirigida por Ana Tapia y Carmen María Román, quienes podrán confirmar datos ya conocidos y aportar otros que resulten de su trabajo.

Hasta el momento se han localizado 253 tumbas de las que se han estudiado ya casi un centenar, con la característica común de que los individuos están orientados hacia La Meca y sin ajuar ninguno, cubiertos con lajas de piedra o con tejas, algo que permite una mejor conservación que en el caso de los restos de niños que fueron enterrados en ataúd o cubiertos con las tablas en que fueron trasladados hasta allí, lo que conlleva que el contacto con la arcilla dificulte la adecuada conservación de sus restos. Restos infantiles que se han encontrado en número considerable, algo propio de la Edad Media y de sus circunstancias de mortalidad.

En 2004 aparecieron en torno a un centenar de tumbas sobre dos tipos de terreno, lo que condicionó su tipología, pues en las zonas de mayor dureza los enterramientos se hacían directamente excavando en el suelo, mientras que en la parte más arenosa, se utilizaron lajas o piedras alisadas para delimitarlos y protegerlos.

Ya entonces se habló de realizar un registro documental, así como la catalogación del hallazgo para que, posteriormente, los trabajos en laboratorio posibilitaran conocer otros muchos aspectos como el urbanismo, características físicas de los habitantes de Baza en época nazarí, así como la dieta, edad, sexo, ritual funerario y diversas cuestiones más sobre la necrópolis, con la intención de ser debidamente publicados. Un paleopatólogo investigó los restos para determinar las posibles enfermedades de la época y los análisis químicos buscaron aspectos nutricionales de cada individuo. Una primera hipótesis adelantada por Manuel Pérez Asensio destacó el buen estado que presentaban las dentaduras de todos los individuos, lo que hizo presumir que comían una dieta bastante equilibrada y rica en carnes.

Ahora, todos los materiales hallados se depositarán en el Museo Arqueológico Provincial y motivarán los estudios arqueológicos y antropomórficos correspondientes sobre esta necrópolis, estudios que se depositarán en la delegación de Cultura y pasarán a ser material de consulta pública, tras finalizarse la excavación, algo que se espera que ocurra para finales del mes de octubre, siempre que la meteorología acompañe, lo que permitirá también la continuación de las obras previstas en ese terreno: un edificio de 17 viviendas.

 

Firmado el contrato para la rehabilitación de las obras de la Plaza de Abastos. La empresa adjudicataria de las obras de rehabilitación de la Plaza de Abastos (SDI) ha firmado el contrato para el desarrollo del proyecto que permitirá el uso público, comercial y lúdico, de este edificio ubicado en el corazón del centro histórico de la ciudad.  El siguiente paso será la firma del acta de inicio de los trabajos que se ha previsto para la próxima semana.

El proyecto y la dirección del mismo fueron adjudicadas a principios de enero a una UTE compuesta por arquitectos bastetanos, que diseñaron una propuesta que recibió la aprobación de la delegación de Cultura.

La nueva Plaza de Abastos quedará  dividida en tres espacios bien diferenciados, pero complementarios: el comercial de los puestos de mercado, la plaza pública que se vincula a los mismos y el espacio de ocio en la planta semisótano. Los tres tendrán capacidad para funcionar de forma aislada, pero también conjunta, lo que permitirá una gran posibilidad de usos y horarios. Son unos 811 metros cuadrados de intervención, que se dividen en 530 en planta baja y plaza y 276 en semisótano.

La intervención planteada conserva toda la estructura de la Plaza de Abastos, eliminando la tabiquería exterior y construyendo un módulo de madera donde se ubicarán los 8 puestos de mercado para productos frescos y de alimentación, preferiblemente, (de entre 14,5m2 y 7 m2) y la cafetería (28m2). La planta semisótano, quedará ocupada casi en su totalidad por una gran sala multiusos diáfana que permitirá todo tipo de actividades recreativas y lúdicas y tres despachos, además, de dependencias de almacenaje y aseos. El acceso a este espacio será por la calle Zapatería.

Este proyecto de rehabilitación tiene un coste total de 585.300 euros, que son financiados en un 80% por la Unión Europea por medio del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), que ha destinado una subvención de 5 millones de euros a Baza para financiar los proyectos seleccionados en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) Baza Sostenible 2020, en concreto se corresponde al Objetivo Temático “OT9 Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza y cualquier discriminación”.

 

Las obras de renovación de servicios del barrio de los Solares comenzarán a final de mes. A finales de este mes comenzarán las obras de renovación de redes de servicio y modernización de solería y mobiliario público en las calles Juan Ramón Jiménez, Sierra Espuña y los Solares, con cargo al Plan de Fomento del Empleo Agrario. La intervención en el barrio se completará con la reforma del antiguo colegio que comenzará a principios de noviembre, también, con un Plan de Fomento de Empleo Agrario Especial.

De un lado se renovarán y mejorarán las redes de servicio, acerado y pavimentación de las calles con una inversión de 280.722 euros (SEPE aporta 187.736,64 €, Junta y Diputación destinan  84.481,49 € y el Ayuntamiento de Baza otros 8.503,88 €)  y también con un PFEA, en este caso ordinario.  En la realización de los trabajos para sustituir las redes de agua potable por otras nuevas, mejorar el alcantarillado, eliminar las barreras arquitectónicas y realizar registros de saneamiento para las viviendas, trabajarán 135 personas durante un periodo de seis meses.

Por otro lado, en el acondicionamiento del edificio del colegio como como centro cívico se invertirán  148.200 euros, aportados por el SEPE (70.000€), la Junta de Andalucía y Diputación (31.500€) y por parte del Ayuntamiento (46.700 €) y trabajarán 51 personas. Los cerca de 550 metros cuadrados del inmueble se reordenarán para contar con 7 dependencias de entre 25 y 50 metros cuadrados y una sala multiusos. Las instalaciones se renovarán, así como la cerrajería y la carpintería, y se remozarán los otros 500 metros cuadrados de patio para convertirlo en un espacio para la celebración de eventos al aire libre.

 

Apoyo unánime en comisión a una PNL del Parlamento andaluz sobre la reapertura de la línea férrea por Baza. Así nos lo comunican desde la Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza, a través del comunicado que reproducimos a continuación junto a las imágenes que lo acompañan:

La Comisión de Fomento y Vivienda del Parlamento de Andalucía ha apoyado por unanimidad la Proposición No de Ley (PNL) relativa a la reapertura del ramal ferroviario Guadix Baza Almanzora Lorca, presentada por el G.P. Podemos Andalucía a iniciativa de la Asociación Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza.

Dicho ramal ferroviario, incluido en la línea Murcia-Granada, lleva más de 33 años cerrado, pese a los numerosos informes técnicos y socioeconómicos que avalan su reapertura. La inclusión en los PGE2018 de una partida destinada a su preceptivo Estudio Informativo (algo más de 500.000 € en dos ejercicios), ha supuesto una esperanza a la reapertura, aunque desde el Ministerio de Fomento se asegura que no se iniciará trámite alguno hasta que la partida presupuestaria sea mayor y con plenas garantías para su realización completa. Además, el desarrollo del Corredor Ferroviario Mediterráneo y su implantación en esta zona supone una “oportunidad de oro”,  no solo para la vuelta del tren, sino para la vertebración territorial de estas necesitadas comarcas del sureste peninsular.

La aprobación por unanimidad en el Parlamento Andaluz de la proposición de apoyo a la reapertura de esta línea férrea, que ha incluido además una enmienda para crear una mesa de trabajo interterritorial en este sentido, es otro paso adelante más en esta histórica reivindicación. Desde la Asociación Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza se considera positiva este medida, aunque lo que de verdad se espera es que iniciativas de esta índole adquieran el peso suficiente para lograr el compromiso del Gobierno de  España para dotar suficientemente la partida presupuestaria en los PGE. Se trata de elevar su cuantía hasta los 1,6 millones, cantidad establecida por los técnicos del Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la Universidad de Granada para que el preceptivo estudio sea de plenas garantías, y que a la vez no haya vuelta atrás en el retorno del tren, sino que se puedan acometer los trámites necesarios de inmediato.